3 de enero de 2010

(DI)LAPIDAR


Dilapidación, claro. Es que lapidando a la gente se derrochan muchas piedras.


(La Razón, 29 de diciembre de 2009)

1 comentario:

Anónimo dijo...

La mamá de Idoia no gastó mucho en su educación. Menos da una piedra.