13 de noviembre de 2006

BCN



A unos se les identifica con las tres primeras letras de su nombre (MAD es Madrid, BOS es Boston, SOU es Southampton); otros adoptan las iniciales del nombre compuesto (CDG representa a Charles de Gaulle, en París; SLC a Salt Lake City, SLP a San Luis de Potosí); una tercera fórmula consiste en comprimir el nombre escogiendo tres letras de él, pero no necesariamente las primeras (BIO para Bilbao, ZRH para Zúrich) y en otros casos se imponen criterios enigmáticos al alcance sólo de los más enterados. En el código de de aeropuertos de la IATA que rige en la aeronáutica mundial, cada destino es denominado con tres letras mayúsculas escogidas con criterios de economía y precisión. Lo que no parece habitual es que esos signos pasen a emplearse por el común de los hablantes como alternativa al topónimo de la ciudad. Sin embargo empieza a ocurrir en algunos casos, el más significativo de los cuales es Barcelona: BCN. Podemos verlo así escrito en anuncios publicitarios, en rótulos de comercios, en logotipos de empresas y, cómo no, en la pantalla de los teléfonos móviles de muchos jóvenes. Lo sorprendente es que también haya adoptado esa grafía un periódico catalán que, cada vez que se refiere a la capital, escribe BCN. Y más aún: hasta el propio Ayuntamiento hace uso de ella en alguna de sus páginas electrónicas oficiales. ¿Estaremos ante un nuevo mecanismo de formación de topónimos cuyo ejemplo seguirán cualquier día otras ciudades? ¿Será una moda pasajera de la que dentro de unos años sólo quedará un recuerdo abochornado? Quién sabe.

(Publicado en Juego de Palabras, del suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 8.11.06).

15 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

La costumbre de escribir BCN en los diarios ya tiene cierta antigüedad. Si no me equivoco, lo emplean sólo en los titulares, para ahorrar espacio.

Los de SS lo llevamos un poco crudo en este aspecto (no fue muy divertido viajar por Alemania en una moto con matrícula SS, y menos gracia les hizo a dos amigos que visitaron Auschwitz con esa misma moto).

Anónimo dijo...

Lo de ahorrar espacio es un argumento para críos con móvil o para estudiantes que toman apuntes. Pero no tiene mucho sentido en un periódico que escribe "El repintado (polisílabo) del pavimento (polisílabo) de BCN confunde a los conductores (polisílabo)". Hay otras maneras de economizar en titulares como este.

¿Cómo sería la variante abreviada de "El periódico"? ¿PRD? Pues podrían aplicársela también, para ahorrar. Creo que el criterio del grupo Z respecto de la grafía BCN en todas sus publicaciones va demasiado lejos.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Yo diría que BCN ya identifica a Barcelona tanto como antes lo hacía Barça. Esa ç es cada día más difícil de encontrar, y eso en los tiempos en que la letras no están físicamente en cajas sino escondidas tras una combinación de dos teclas de ordenador o móvil.
El Ayuntamiento de la ciudad usa BCN en todo, hasta en los camiones de la basura.
Son tiempos de siglas y acrónimos. ¿Quién sabe hoy lo que significa Renfe?
No veo por qué hay problema en escribir BCN en un titular y no en escribir PP, PNV. Ya sé que no responden al mismo origen, pero sí a la misma razón: acortar aquello que se identifica sin problemas.

JMR dijo...

Parece ser que BCN se ha convertido en una especie de logotipo. Es decir, en un signo dentro de un código paralingüístico. Si sirve para identificar gráficamente a la ciudad igual que un escudo o un muñeco-mascota, está bien usarlo en carteles, en el llamado mobiliario urbano, en paradas de autobús o en urinarios públicos. Impacto visual y economía icónica; son dos buenas razones, en efecto.

Ahora bien, si nos movemos en los códigos de la lengua escrita (y un titular de periódico es lengua escrita, de momento), la decisión me parece más discutible. El acortamiento, Lucía, no es una razón suficiente. Si lo fuera tendríamos que dar por buenas soluciones coloquiales como "cole", "tele" o "uni" (cosa que ya está haciendo la edición valenciana de un diario gratuito).

En cuanto a las siglas y los acrónimos -BCN no es ni una cosa ni la otra-, sólo dos observaciones: 1) Se admiten en determinados ámbitos de uso (el de los partidos políticos es uno de ellos) pero no en otros. 2) Se pronuncian como una nueva palabra: pepé, peneuve, ugeté. ¿Cómo se pronunciaría BCN si fuera una sigla?

Lo siento, Lucía, pero no me puedo imaginar un poema de Gil de Biedma que se titulara "Beceene já no es bona o mi paseo solitario en primavera" ni creo que a Goytisolo le hubiera gustado que le cambiasen su libro por algo así como "Novísima oda a BCN".

Mrs.Doyle dijo...

Podemos estar de acuerdo o no (desde luego yo no lo estoy) pero creo que este fenómeno es un hecho consumado y consumido.

Quizás en un futuro a corto plazo es correctísimo decir "Tras volver en bici del cole vimos una peli en la tele".

Nahum dijo...

Aún diría más, Mrs. Doyle.

Quizás en un futuro a medio plazo sea correctísimo decir y escribir: "trs vlvr n bci dl kle vmos 1 peli n l tv".

Ya hay diccionarios sms-español.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

BCN es Barcelona, y cualquiera medianamente adiestrado lo entiende. Me resulta más difícil identificar Bilbao en el BIO de los pasajes de avión. Para mí el bio es una cosa limpia, sin coches ni humos. Y mucho menos malos humos. No obstante, he de reconocer que no me gusta el uso de siglas: QMD, CQC... etecé (Por cierto, ¿vale etecé?)

JMR dijo...

Ay, cuidado con el argumento del "cualquiera lo entiende". A él recurren mis peores alumnos cuando les llamo la atención por un "a venido" o un "xq". También les entiendo, pero no me vale.

En cuanto al "etecé", en fin... No he visto cosa más repipi. "Etc." se pronuncia "etcétera", o mejor: "ecetra". No son siglas, por supuesto, sino el resultado de una contracción y una abreviatura.

Por cierto, Lucía, ¿qué es QMD?

Ander Izagirre dijo...

Jmr, por un euro:

a) Quinto Mandamiento Derogado
b) Qué Me Dices
c) Quiero Más Donuts
d) Que Mueran los Dinosaurios

JMR dijo...

¿Comodín del 50 %?

CCG dijo...

Desde luego, si La Vanguardia y El Periódico no usaran cuerpos tan enormes en sus titulares principales de cada página, no tendrían tanto problema en usar la palabra 'Barcelona'. La evolución es previsible: como sigan con letras cada vez mayores terminarán con títulos de una o dos palabras, como ya hacen algunos periódicos deportivos.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Comodín del 50%: A o B.
Comodín de la llamada: B.
Qué Me Dices es una revista científica. Sus últimos números han sido monográficos, sobre la división del átomo.

Ander Izagirre dijo...

Efectivamente, muchos monos gráficos:

http://www.quemedices.orange.es/

Las primeras cuatro noticias (ejem) que aparecen hoy en la portada son negaciones. La revista en sí misma es una gran negación.

Oz jeroglifiquero dijo...

Antes era Barna. con puntito, palabra que a mí siempre me cayó bastante gorda.
Con estas siglas, que no lo son tanto, pasa como con el resto de las palabras, que unas cuajan y otras no. BIO no es Bilbao, ni MAD es Madrid, más que en los aviones; ni a Bilbao ni a Madrid les conozco abreviatura que se use habitualmente, lo que sí conozco de Zaragoza, que es fácilmente identificable con ZGZ, letras de tanto o más uso que BCN en el ámbito aragonés.
Misterios del lenguaje. Quizá haya que empezar a añadir una nueva especie lingüística a las siglas, abreviaturas y apócopes: el suenigrama, o sea, que lo lees y "te suena".

David Galve dijo...

Como dice OZ, Zaragoza resulta habitualmente abreviada como ZGZ de hecho el blog de los Bomberos de Zaragoza es B+ZGZ http://bzgz.blogspot.com/
Un saludo