13 de junio de 2006

TRISCAIDECAFOBIA





Es la ventaja del griego clásico: que sirve para crear palabras inexistentes con las que denominar cosas inservibles en situaciones insignificantes. Así, la repulsión que a algunas personas les causa el número 13 tiene un nombre: «triscaidecafobia». Otros le llaman lisa y llanamente estupidez, pero eso ni es invención léxica ni es nada.

Si ocurre como hoy, cuando el calendario hace que el 13 caiga en martes, el miedo supersticioso sube varios enteros. Pero al menos en esto no copiamos a los anglosajones, para quienes la manía correspondiente se concentra en el viernes y 13. Lo cual al parecer también recibe otro nombre, aún más endiablado: «parascavedecatriafobia».

En cualquier caso, toquen madera
y tengan cuidado ahí fuera.

No hay comentarios: