16 de junio de 2006

ALBICELESTIAL


Es cierto que el lenguaje del periodismo futbolero es poco respetuoso con el diccionario y la gramática, lo siembra todo de tópicos, comete incorrecciones, abusa de las hipérboles y vocifera más de la cuenta. Pero de vez en cuando da en aciertos que es de justicia reconocer. La camiseta de la selección argentina es blanca y azul, es decir, albiceleste. Pero si ese equipo gana un partido por 6 a 0, los aficionados sienten algo parecido al éxtasis místico y notan que se acercan al cielo. Entonces lo celeste se convierte en celestial, y la nueva palabra sale como quien dice por su propio pie: albicelestial. (Marca.es).

3 comentarios:

David Álvarez dijo...

Gran hallazgo.
Aunque mi favorito sigue siendo ese "faranoico" que le aplicaron a un alcalde de mucha obra: híbrido de faraónico y paranoico.

Anónimo dijo...

Es que estos argentinos se suben al cielo con cualquier excusa. Ya lo hicieron en otro Mundial con la famosa "mano de Dios" de Maradona.

Oz poético dijo...

Hasta un reloj parado da la hora exacta dos veces al día, dicen los ingleses. Y es que tanto y tanto hablar ha de engendrar por fuerza no sólo errores, sino también algún acierto. Yo me quedo con aquello tan bonito de "la serpiente multicolor".