15 de octubre de 2006

PERIODISTA


En otro tiempo hubiera parecido una broma de mal gusto. Ahora no resulta tan sorprendente encontrarse con la palabra «periodista» en un anuncio de la sección de contactos. Y tampoco son extraordinarias las medidas corporales que se indican en él: los indeseables emboscados en la profesión, lejos de avergonzarse de sus embustes, sus paranoias, sus insultos y sus provocaciones, lo que suelen hacer es sacar pecho.

(Anuncio publicado en El Correo, 14.10.06).

5 comentarios:

JMR dijo...

A algo de esto se refiere Manuel Vicent en su columna de hoy:

http://www.elpais.es/articulo/elpporopi/20061015elpepiult_2/Tes/héroes

alvarhillo dijo...

Hace un tiempo era "ejecutiva, recibo en mi despacho con traje cruzado" y ahora supongo que la profesión se adapta a lo que pide el momento que vivimos.

Ander Izagirre dijo...

Pues sí, hay que hacer como Vicent y nuestra amiga Lucía: no dejarse convencer por el desprestigio que trae tanto periodista rosa, amarillo, verde, marrón o cerúleo, recordar a los buenos y tratar de imitarlos un poco.

Las secciones de contactos son de lectura interesantísima. Recibo reproches de mi novia o mis amigos cuando los leo en bares, cafeterías o lugares públicos, pero no puedo perderme ese despliegue de imaginación, talento persuasivo y variedad de oferta (no sólo carnal) para atraer las mil apetencias del púb(l)ico. ¿Nadie ha hecho ninguna tesis sobre la evolución de la sociedad reflejada en estos anuncios?

Ander Izagirre dijo...

Y grandísima fuente de malévolos malentendidos, como esos de "Manolo, 40 cms", ¿será Manolo un enano?

Por ejemplo, el anuncio que está justo encima del periodista 140 pecho: "Peluquera regalo sexo". ¿Se le fue la tijera con algún cliente, y ahora regala los restos del crimen?

Nahum dijo...

Ummm, metáfora perfecta de la prostitución del periodismo actual.
Bien traído, Sr. Romera.