25 de octubre de 2006

INHUMAR


A primera vista algo no encaja en este titular. Si la cremación (o incineración) consiste en convertir un cadáver en cenizas, es evidente que hablamos de algo distinto de la inhumación (el acto de enterrar al cadáver, de ponerlo bajo tierra). Podría ocurrir que una parte de los incinerados sean también enterrados, pero no es a esos casos a los que se refiere la noticia.

Ahora bien, la cuestión es si debemos ser esclavos a perpetuidad de la razón etimológica. Los significados de las palabras evolucionan porque con elpaso del tiempo las costumbres también cambian. Cuando todos los muertos eran sepultados bajo tierra (en el humus) no había confusiones. Pero un día alguien inventó los nichos, donde también son enterrados los difuntos sin que ningún purista del idioma se lleve las manos a la cabeza. Así que por la misma razón tal vez pueda hablarse de «inhumaciones» aunque no haya tierra ni sepultura. Los diccionarios comunes no resuelven del todo la duda. Lo que sí está claro es que el español no dispone de un hiperónimo que englobe igualmente a «sepultar», «enterrar», «incinerar» (y, ya puestos, a embalsamar o a meter en formol un cuerpo). Ahí queda el interrogante: ¿es correcto o incorrecto llamar «inhumaciones» a las «cremaciones»?

(Portada de Diario de Navarra, 24 de octubre)

14 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Yo creo que la diferencia está en que enterrar es un verbo de uso común, mientras que inhumar pertenece a un registro culto. Y aquellas cosas que usamos más a menudo adquieren mayores usos. Yo, sin ir más lejos, al cascanueces podría llamarle abrebotellas, porque lo uso para descorchar el cava. Con el verbo enterrar pasa parecido, aunque las cenizas del finado acaben desperdigadas en un centro comercial.


No entiendo por qué el redactor no opta por un titular más claro y menos engolado: El 50% de los fallecidos en Pamplona son incinerados.

Nahum dijo...

Cuidado Mr. Romera: nos está cogiendo con elpasocambiadoytodojunto. A ver si jugamos al cazador cazado, jeje.

Yo estoy con Lucía, no sé a qué viene tanto engolamiento. Por cierto, el otro día me pasaron una versión un poco más bestia de esto: "El muerto, ¿al horno o al hoyo?". Creo que era de una revista uruguaya juvenil...

JMR dijo...

Es cierto: se podría haber escogido un titular más claro como el que propone Lucía. Pero, lecciones (certeras) de periodismo aparte, vayamos a la cuestión léxico-semántica: las cremaciones ¿son inhumaciones, aunque lo desdiga la etimología?

Yo soy partidario de mantener la diferencia. Inhumar e incinerar son conceptos excluyentes (salvo cuando las cenizas se depositan en panteones o en nichos). Pero me gustaría conocer más opiniones.

Muy bueno el dicho, Nahum. El muerto al horno. Los bollos salen del horno. Así que el vivo que va al bollo no solamente se desentiende del muerto como cuando lo dejaba en el hoyo, sino que además... Dejémosolo ahí, el canibalismo no es un tema agradable.

No capto lo del alguacil alguacilado...

Saludos

Ander Izagirre dijo...

A mí lo que me llama la atención es eso de que los quemados rocen a los podridos, con perdón.

La palabra cremación siempre me trae la imagen de un horno pastelero, como si rellenaran a los cadáveres con crema (seguimos por la amarga senda del canibalismo, jmr, pero endulzada en este caso). De hecho, hay pocos nombres de establecimientos más tentadores para mí que las "cremeries" francesas, que no sé bien lo que son pero me dan muchas ganas de entrar. Y un crematorio, lo mismo, me suena a lugar goloso.

¿Y crematístico? ¿Te pagan con crema?

jmr dijo...

Ander, mira esta imagen que ilumina el enigma de las conexiones entre crematorios y crèmeries. No creo que te dieran muchas ganas de entrar ahí, con esos cancerberos, ese gato, ese aire siniestro. Se echa en falta entre los rótulos uno que diga aquello de "Lasciate ogni speranza, voi ch'entrate".

Esta es la foto:
http://pj.piotr.free.fr/cremerie.JPG

Mrs.Doyle dijo...

Yo creo que se podría usar el término "exequias" para generalizar en el asunto de las "honras fúnebres", dado que este término se refiere cualquier modalidad de ritual.

Personalmente creo que es inadecuado llamar inhumaciones a las cremaciones, no es lo mismo, no todos los restos acaban inhumados. La cremación es un "tratamiento o proceso del cadáver" antes de ser inhumado (en el caso de que sea elegida esa modalidad). Igualmente si el tratamiento elegido fuera el "embalsamiento".

Ander Izagirre dijo...

Trrrrremenda foto. Con esa imagen Iker Jiménez te monta un programa.

No sé si te has fijado, jmr, que además el cartel dice ¡"crémerie chaude"! Por si había dudas.

alvarhillo dijo...

Yo tengo dicho que me incineren y mis cenizas las esparzan por el "Leroy Merlín". Total, siempre estoy allí comprando maderas o tornillos.

Oz campechano dijo...

Bueno, bueno, bueno... si hay cremación tampoco podemos hablar en puridad de cadáver (carnis dada vernis) ya que no le damos nada al gusanico a comer ¿no?. Yo es que creo que somos demasiado respetuosos con esto de los muertos. Que pongan que han "despachado no sé cuántos fiambres" y ya nos entendemos.

Anónimo dijo...

Podías proponer que te incineren directamente en el Leroy Merlin. Sería un espectáculo, llamas hasta el cielo, fuego a discreción.

alvarhillo dijo...

Sobre una pira de tarima flotante de roble, me gusta.

Lucía (mirando la bola del futuro) dijo...

Preguntas si las inhumaciones son cremaciones aunque lo desdiga la etimología. Pues no. Son dos palabras de un registro tan culto que se aferrarán a su origen.

usuario cualesquiera dijo...

el caso es que es la Portada del diario, donde más choca una errata. Dudo que en la redacción se plantearan su pregunta, simplemente usaron varias palabras de esas que ahora quedan bien y que casi nadie entiende, o sea, de gente culta. da mucho juego el diariodenavarra, ¿qué habrá sido de los correctores?

Ander Izagirre dijo...

Es evidente que no están por aquí cerca.