17 de agosto de 2006

CALIMOCHO


En su edición del País Vasco, El País traía ayer un reportaje acerca del origen del kalimotxo. De la bebida y de la palabra para nombrarla, que ya figura en el DRAE con la grafía calimocho.


Pero la bebida ya existía antes de ser popularizada con ese nombre. Era un jaibol al que en nuestra juventud, allá por el jurásico, llamábamos «rioja libre». No hará falta explicar la analogía. Consistía exactamente en lo mismo que el calimocho, salvo una pequeña diferencia: aún se bebía en vaso de cristal, y no en esas palanganas de plástico de ahora. En la Wikipedia hacen más precisiones sobre el nacimiento del popular brebaje.

2 comentarios:

David Álvarez dijo...

¿lo de rioja libre era para que no molestaran todos los que dicen que cómo vas a mezclar el vino con cocacola?

José María Romera dijo...

Pues no sé dónde oí hace poco la recomendación de un enólogo, o de una catador de vinos, o de un sumiller que recomendaba usar vino de calidad en los calimochos. Su argumento: siempre sabrá mejor el brebaje con vino bueno que con tintorro peleón.