16 de mayo de 2006

EXPLOSIVAS

No sé si habrá hombres «explosivos» pero sí es frecuente encontrarse con el adjetivo aplicado a las mujeres. Una «mujer explosiva» es lo que antes se llamaba «una mujer de bandera» (¿?), tiempo después fue «una maciza» y hoy se conoce más como «un pibón» (¿quién dijo que el lenguaje machista iba en retroceso según avanzan los tiempos?).

El diccionario registra para «explosivo» esta segunda acepción: «Que causa impresión o llama poderosamente la atención». Pero es una explicación insuficiente porque no todas las mujeres que llaman la atención son explosivas.

Quizá haya que seguir el rastro del arte, como invita a suponer Antonio Martínez mediante un enlace a la página del pintor Julio Romero de Torres. En una época de su vida, el artista andaluz hizo trabajos de encargo para la Unión Española de Explosivos. Como Romero de Torres manifestaba cierta propensión a retratar señoras (¿alguien conoce un cuadro de J. R. T. sin elemento femenino?), el resultado no podía ser otro que el que muestran las imágenes. Mujeres + explosivos = mujeres explosivas. Bueno, es una hipótesis como otra cualquiera.

Pero para explosiva, lo que se dice explosiva en el sentido más literal -y espeluznante- del término, la que ha encontrado Otomano. Sin comentarios.

2 comentarios:

Peter dijo...

Romero de Torres hizo algunos retratos de escritores y hasta de un teniente general, pero claro, no tan "explosivos"...

José María Romera dijo...

Sí, Pedro, yo recuerdo uno de un ministro de guerra. Imponente, casi daba miedo. No le hubiera ido mal el adjetivo, por la impresión que producía y también por el cargo del retratado.