8 de septiembre de 2006

PELAMANGOS


Siempre me ha caído bien la gente que dice insultos raros. Palabras como energúmeno, botarate, chisgarabís. Me recuerdan al capitán Haddock. Cenutrio, bergante, ostrogodo. Parece que intentan sazonar su cólera con una pizca de creatividad. O que no quieren dejarse llevar por los tópicos, que buscan cierta precisión en la injuria, un no sé qué de poesía en el arrebato. Mariconsón. Papanatas. Zuavo. Pero insultar bien tiene su arte. No basta con soltar palabras raras como ayer hizo el terrorista de cabeza rapada que llamó pelamangos al magistrado del tribunal que lo juzgaba. Estaría bien pelamangos si el resto de su discurso hubiera mantenido una línea de coherencia léxica. Pero el etarra rapado dijo siete veces cabrón y cosas así, poco originales. Ni punto de comparación con la soltura, con el colorido y la variedad increpatoria del capitán Haddock. Decididamente, le faltó gracia a este pedazo de animal.

Y por cierto, ¿qué diablos será un pelamangos?

10 comentarios:

Ander Izagirre dijo...

Apariciones en Google:

Pelamangos (297)
Cabrón (2.730.000, y otro tanto sin tilde)

Mi insulto preferido entre los favoritos de Haddock aparece más veces que pelamangos: bachibuzuc (1.190) o bachibozuc (88).

El gran jamillan.com tiene una sección sobre insultos muy interesante y surtida.

Y creo que aquí se abre la única vía de reinserción para ese calvo chiquilicuatre / zascandil / mequetrefe: que le den una beca para investigar insultos. También podría incluir un anexo sobre amenazas, porque lo de "te voy arrancar la piel a tiras" espeluzna bastante, pero en otros momentos flojea ("te voy a matar" está muy visto). Que investigue otras posibilidades de amenaza basadas en degollamientos, desuellos, masticación de los propios genitales. Te voy a sacar los ojos y te voy a mear en los agujeros. Y de ahí para arriba.

euskalherritarra dijo...

En el caso de cortar partes del cuerpo ej: "te voy a cortar las piernas", un amigo mio siempre dice que es mejor arrancar, nunca se sabe lo que va a salir, igual salen más partes, por lo tanto lo sustituimos por: "te voy a arrancar las piernas"

Oz se modera dijo...

Ya que citas el "mariconsón", no te olvides del "comemiedda", y es que esto del taco también tiene sus paisajes.
Pelamangos, se suele usar con significado de, pelar o descapullar el miembro, faena habitual de la meretriz, y creo que está dicho con esa intención comparativa.
Soy de la particular creencia de que estamos perdiendo la medida del insulto a fuerza de usar sólo los más graves o rotundos. Como en todo, al achicar el lenguaje achicamos la capacidad intelectiva. Llamar a alguien tonto o bobo parece de cosa parvulitos, nadie se apea del hijoputa, el cabrón, el daoporculo o la puta, hasta el punto de que cuando he insultado a algún personaje con un término que le sentara como un traje, se me ha quedado mirando con cara de no comprenderme. Pero sí, me he propuesto volver al mamporrero, cretino, tontolaba, majadero, monicaco, berzotas, mendrugo, mameluco, pazguato, cantamañanas, macaco, zopenco, baboso, granuja, energúmeno, alcornoque, garrulo.. ¡ay! Si casi dan ganas de ir poniendo foto a cada uno...
El que le ajusta al individuo en cuestión creo que puede ser "cerril".

JMR dijo...

Gracias por la explicación, Oz. Me imaginaba algo así para "pelamangos", pero no tenía la certeza.

En cuanto al Iñaki Bilbao este, me da que le cuadra una infinidad de epítetos. Pero, bromas aparte, no hay que olvidar que lleva uno marcado en la jeta: asesino.

David Álvarez dijo...

Creo que estamos dejando de lado la posible relación subterránea entre ese ofrecimiento de "arrancar la piel a tiras" y esa atribución de "pelamangos".

Mrs.Doyle dijo...

Es curioso el mundo de los insultos en español...

Hace algún tiempo, yo misma en un bar de un pueblo perdido de la Galicia profunda coincidí con unos abuelos jugando la partida dominical de tute. Dos de ellos discutían y uno le llamó al otro "talibán do carallo".

Oz apostilla dijo...

Coñe, yo en un partido de fúbol oí como alguien llamaba al árbitro "hijo de báscula". Y recuerdo que, hace años, vi a un señor anciano, de tez blanquecina y muy arrugadito, vivamente enojado decir a un empleado de banco: "¡Es usted un don Monipodio!" Alzando el bastón y mientras su espantada hija le sujetaba. Le habría estampado un beso en la vetusta calva, pero no tuve capacidad de reacción.

Mrs.Doyle dijo...

Está usted invitado a visitar el nuevo blog de Mrs.Doyle.

MeiGhiNha dijo...

A mi el insulto que más me ha llamado la atención posiblemente fuera "farrapo de jaita". Es que estos vigueses...

Lucía Martínez Odriozola dijo...

¿Y qué me decís de 'anacoluto', también de Haddock?