18 de febrero de 2010

El primer mandamiento


Sin audacia, ¿qué sería de la publicidad? Teniendo en cuenta que el Consumo se ha erigido en una nueva religión, tiene sentido que sus proclamas se apropien del lenguaje bíblico para darle nuevo brillo. El «Amarás a Dios sobre todas las cosas», primer mandamiento del Decálogo de Moisés, se transforma así en «Amarás nuestras rebajas sobre todas las cosas», y ello apoyado en un angelical soporte icónico muy a tono con el motivo elegido. Pero no parece que haya intención sacrílega, sino alarde de ingenio lingüístico. Las rebajas se aplican a todos los géneros, es decir, «nuestras rebajas» son «sobre todas las cosas» puestas a la venta, no 'lo más importante de todo'. Una deliberada ambigüedad para que se vea que la soberbia del Mercado no alcanza a tanto.

2 comentarios:

Silvia González Goñi dijo...

Me ha recordado a otro anuncio que vi hace tiempo por la red, y que trajo tanta polémica que llegó a ser censurado:

http://trapo.zonalibre.org/archives/102800.html

César dijo...

Es raro que sea una soberbia contenida (la del mercado, quiero decir).