12 de marzo de 2007

BOTA MALAYA


Así era conocido un antiguo instrumento de tortura. La «bota malaya» consistía en un artilugio a modo de molde donde quedaba encajado el pie del reo. Mediante un sistema de prensado a base de palancas, el pie era comprimido poco a poco, se iban rompiendo sus huesos y el torturado padecía dolores insoportables. De ahí que hoy se hable de «bota malaya» en sentido figurado para referirse a cualquier daño causado lenta y concienzudamente sobre otro. Pero muchos dicen «gota malaya», alterando la consonante inicial y con ella el referente del dicho. Aluden tal vez al suplicio de la gota: dejar caer lenta pero constantemente gota tras gota de agua fría sobre el cráneo de alguien. Como en materia de crueldad la mente humana no conoce límites, es probable que alguna vez se diera este tipo de tortura; pero le sobra el adjetivo «malaya». Sería en todo caso una versión de la conocida «gota que perfora la piedra», símbolo clásico de la obstinación y de la insistencia, de la pelmacería y la terquedad. Siendo presidente del Gobierno, Felipe González se refirió en cierta ocasión a Pasqual Maragall en tono elogioso como «la gota malaya», destacando así la tenacidad del político catalán a la hora de conseguir sus pretensiones. Algunos sostienen que aquel error lingüístico presidencial consagró la alternancia «bota» / «gota», que hoy en día se inclina muy mayoritariamente por el segundo término, es decir, el equivocado. En su defensa hay que admitir que no carece de sentido ni de expresividad. Pero quede constancia de que malaya, lo que se dice malaya, no es la «gota», sino solo la «bota».

Publicado en el suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 7.3.07.

5 comentarios:

Bambo dijo...

Lo confirmo: vivo en otro mundo, :-((

La primera vez que sé de la expresión de "bota malaya". Pero es que en su versión goteril tampoco la había oido mentar...

¿Se usa con mucha frencuencia? ¿En qué contextos? ¿Política? ¿Deporte?

jmr dijo...

Pues sí, se emplea con frecuencia, especialmente la «gota». Pero mejor que explicarlo yo es acudir a unas cuantas bitácoras, o a noticias recientes, o al buscador de google.

Bambo dijo...

:-))

Si cuando yo digo que no doy pie con bola... Antes de preguntar aquí directamente he buscado en Google y como sólo ofrecía 294 referencias me he extrañado. No se me ha ocurrido buscar por la expresión "gota malaya" que parece ser que es la más abundante.

He encontrado un artículo titulado "La bota malaya" dedicado a la corrupción de Marbella y como lo demás era un poco de todo -muchos referidos al instrumento de tortura-, de ahí mi pregunta.


Saludos

Pdta. los enlaces de "bitácoras" y "noticas recientes" no se dirigen a la url enlazada: aparece la de la eaxplicación del protocolo "http".

Dixie dijo...

La primera vez que oí la expresión fue en la película "Mares de China" (China Seas, 1935). Aunque en la versión original se denominaba "Chinese Boot Torture".

la aguja dijo...

En una exposición sobre torturas medievales creo recordar que figuraba como método de tortura la gota continua en la frente.

Decían que el cautivo se volvía loco. Quiero decir, que la tortura no era precisamente perforarle el hueso frontal (dicen que el hueso más duro del cuerpo) como ocurre con la piedra. Por lo visto a los torturados les era imposible conciliar el sueño, entre otros tormentos de tan cruel suplicio.