15 de abril de 2009

Niños de madera, limones de silicona


Leo que en el Raval barcelonés han detenido a un falso cirujano plástico que operaba en un cuchitril de mala muerte. Entre los objetos que le han intervenido había –dice la noticia- «tres pistolas de inyectar veterinarias de 50 mililitros». Al verlo me he acordado de aquel anuncio recogido por Baroja donde ponía: «Se venden cunas para niños de madera». Cuesta esfuerzo imaginar la forma en que se puedan inyectar unas veterinarias. En cuanto a los niños de madera, para qué necesitarán cunas. El orden de los complementos oracionales ocasiona esta clase de malentendidos, el mismo que se produce cuando, al pasar ante un escaparate de una tienda bilbaína llena de curiosos utensilios de cocina, los ojos se detienen ante otro rótulo: «Exprimidor de limones de silicona». Por fin. Toda la vida tratando de sacar el jugo a los limones de silicona, y no había manera. Ahora ya hay inventos para facilitarnos tareas comunes tales como acostar niños de madera, inyectar veterinarias o exprimir limones de silicona. Esas cosas que hacemos todos los días.

3 comentarios:

Cyrano dijo...

Happy Easter!
Buen comentario!

Ernesto dijo...

Unas veterinarias de 50 ml, que ya deben ser chiquititas...

jorge dijo...

Sr Jose
Soy un profesor estadounidense de espanol, como se dara cuenta con raices espanolas, con abuelos espanoles. E
Estaba buscando ejemplos como el de Pio de Baroja que es tan celebre y me encuentro con estos dos que usted publica.
Tendria usted la amabilidad,si le es posible, de enviarme o publicar otros para mi clase? Le estare muy agradecido.
Mi nombre es Jorge Suarez y mi direccion es Georgesuarez@dadeschools.net