25 de marzo de 2009

BAJO LA BASE

Le preguntaron a Mikel Arana, nuevo coordinador general de Ezker Batua, acerca de las intenciones de su predecesor Javier Madrazo. «¿Volverá al instituto o va a seguir trabajando para EB?», indaga el entrevistador. A lo que Arana responde: «La única condición que ha puesto es volver al instituto, que cualquier esquema sea bajo la base de esa premisa».

Tal vez haya una forma más simple de decir las cosas. Para llevar con dignidad el cargo de coordinador general de una formación política no es preciso emplear construcciones del tipo «cualquier esquema sea bajo la base de esa premisa». Entre otras razones, porque se corre el riesgo de confundir a los lectores obligándoles a un complejo ejercicio de hermenéutica. Y también de contorsionismo mental para colocarse «bajo la base». La base suele ser aquello sobre lo que se coloca o sostiene algo. Recuerden a los personajes de Barrio Sésamo cuando explicaban qué era «arriba» y qué era «abajo». La base, abajo. Lo demás, encima.

3 comentarios:

Herel dijo...

Hombre, es que quizá la base de la premisa anda algo coja y necesita algunos esquemas debajo a modo de cuñas para apuntalarla.

Vanbrugh dijo...

La forma de hablar de los políticos y de algunos periodistas, que, lamentablemente, lleva camino de convertirse en la forma de hablar de todo el que lo haga en público, me recuerda cada vez más a una caja que contiene otra caja, que contiene otra caja, que contiene otra caja... vacía. "Esquema", "base", "premisa"... son todo palabras huecas e imprecisas, vagamente sinónimas e intercambiables, que amontonan sin que ninguna de ellas tenga un significado ni una función específicas, sino todas ellas, en conjunto, el de hacer bulto y sonar "sesudo". Claro, en semejante mogollón de relleno conceptual no es posible andarse fijando en si las bases van encima o debajo; las preposiciones se colocan con ese mismo criterio, es decir, sin ninguno. Es como cuando se rellena una bolsa de viaje con objetos cogidos al azar para que parezca un equipaje, es normal que no acaben de encajar unos con otros y que de la mitad no se sepa qué pintan allí.

Pero seamos justos: para ser Coordinador de eso en lo que ha quedado I.U., y más todavía en el País Vasco, tampoco se necesita mucho más...

César dijo...

Siempre he pensado que quien habla de esa forma quiere ocultar algo. O su pensamiento está tan enredado que quizá es que ni siquiera sabe lo que quiere decir. Yo desconfiaría, y mucho, de alguien que me hablara así.