31 de enero de 2007

CONFRONTACIÓN


Todo el mundo habla hoy de «confrontación» dándole a la palabra un sentido negativo que no tiene. No es sinónimo de oposición sistemática, ni de enfrentamiento, ni de riña. Ah, aquellos tiempos en que «confrontar» era «congeniar un persona con otra, tener entre sí cierta simpatía» (Diccionario de Autoridades, 1726).

2 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Sin embargo, ya tiene ese sentido negativo, que acabará entrando en el diccionario. Finalmente, se convertirá en una palabra inútil. Sucederá como con 'enervar', que ya para nada sirve sin un gesto o un contexto que la apoye, porque ya no se sabe si quien la usa está aplanado, sin fuerzas, o completamente encolerizado.

Anónimo dijo...

No se habla de otra cosa, no:

http://www.laverdad.es/murcia/prensa/20070131/articulos_murcia/claro-confrontar_20070131.html


Saludos.