2 de octubre de 2011

PRESOS



Las palabras del relato

Con el fin del terrorismo ­­seamos optimistas­ viene otra guerra menos cruenta que se libra con el arma del lenguaje. Para evitar la repetición de la historia es preciso contarla con fidelidad a los hechos y sin desdibujar el perfil de los personajes. Y ahí es donde entran en juego las palabras. El peor error que se puede cometer ahora es permitir que las palabras, en vez de ser notarios del pasado, se conviertan en herramientas para la mixtificación o el embuste. Se lo debemos especialmente a las víctimas. Es comprensible que quienes han estado del lado del crimen manipulen las palabras para dulcificar la derrota o incluso salir lo menos perjudicados posible de ella. Y tal vez haya quienes se presten a seguirles la corriente creyendo que no pasa nada por hablar igual que ellos, como quien echa unos pelillos a la mar de las palabras. Después de tanta sangre, qué más da si bajamos la guardia ante la acometida de unas palabras que al fin y al cabo no son más que eso, simples sonidos, letras puestas una detrás de la otra. Pero el lenguaje no es inocente. Piensen en «presos», por ejemplo. Observen cómo poco a poco ha dejado de ser una denominación ominosa para adquirir cierta dignidad. Llamarlos presos ­–y no condenados, o directamente criminales, o asesinos­, o cómplices– los sitúa en el lugar evangélico de los dolientes. Borra la marca de su delito y dibuja sobre ella la aureola de los mártires o los caídos en combate. Días pasados varios de ellos con la condena ya cumplida escenificaron en Gernika su nuevo papel de héroes firmando un documento de compromiso con la paz. Pero sus rostros no mostraban pesadumbre ni arrepentimiento. Se diría que todo lo contrario, que al acreditarse como expresos ostentaban una especie de ciudadanía de primera clase, con derecho a llevar la batuta en el concierto. A este paso pueden acabar presentándose como las nuevas víctimas, desplazando a los acribillados y a los huérfanos. Si no cuidamos de las palabras, dejaremos que alguien construya con ellas un falso relato del pasado a su medida. 

(Diario de Navarra, 1.10.2011)

1 comentario:

Jose L. Crespo dijo...

Me parece excelente y muy didáctico el trabajo que está haciendo en este blog. Siempre me ha gustado saber de dónde vienen ciertas palabras y aquí he encontrado una buena fuente de información.

Muchas gracias José María.

Un saludo
José Luis