17 de diciembre de 2007

HORAS LOCALES



El ideal de precisión informativa en las noticias pasa por especificar lo más detalladamente posible las circunstancias del hecho narrado. Entre ellas, el cuándo. Una noticia bien relatada debe contener la mención de la hora en que ha tenido lugar el acontecimiento. Pero la información se ha mundializado de tal forma que muchas veces no basta con eso; es necesario aclarar si la hora corresponde al lugar del hecho o al lugar del lector. Lo más frecuente es lo primero, y para eso la prensa recurre a la vieja fórmula de «hora local». Se construye en aposición, separada de la hora correspondiente mediante una coma: «La entrevista entre los dos mandatarios terminó a las 8, hora local». Últimamente, sin embargo, se está generalizando un uso anómalo de la expresión. Consiste en enlazarla con el numeral y hacerla concordar con él, de forma que pasa a presentarse en plural. He aquí algunos titulares correspondientes a esta misma semana: «El juicio de Fujimori comenzó a las 10:04 horas locales». «La explosión se produjo a las 17 horas locales». «Los partidos se disputarán a las 17:00 horas locales». «La nueva presidenta Cristina Fernández de Kirchner empezó su jornada a las 14:00 horas locales». La costumbre ha calado por igual en la prensa española y en la latinoamericana, y es probable que acabe sentando norma. Sería un grave error gramatical (el número y la palabra «hora» no pertenecen al mismo sintagma y por tanto no guardan concordancia entre sí) y también semántico (aquí «hora» equivale a «huso horario», no a «unidad de tiempo»). El tiempo dirá.




Publicado en 'Juego de palabras', del suplemento cultural 'Territorios' de El Correo, 15.12.07.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo he oído últimamente y me sonaba mal. Ahora entiendo donde éstá el error

dalet dijo...

No lo veo yo tan claro (o tan oscuro). Entiendo el razonamiento que expones, pero creo que no es por enlazarlo con el número, sino por economía lingüística. Porque está claro que si dice "a las diez y cinco" (o las "diez cero cinco"), al añadir la aposición se convertirá en "a las diez y cinco, hora local", pero... ¿qué pasaría si la frase original fuera "se produjo a las 17 horas" y queremos añadir el dato de que nos referimos al horario local?,¿cómo deberíamos decir?,¿quizás "se produjo a las 17 horas, hora local"? Por esto es por lo que digo lo de la economía lingüística, que acabará adoptando el híbrido.

Por ejemplo, creo que seguiremos oyendo más "las diez y cinco minutos, hora local", o incluso que "las diez horas y cinco minutos, hora local", pero ¡ay, cuando toque decir "las diez horas, hora local"! Entonces es cuando la mente piensa ¿para qué voy a decir yo otra vez "hora"?, hace desaparecer la segunda y concuerda "local" con la primera.

JMR dijo...

Dalet, estoy de acuerdo. Por eso mi conclusión era "el tiempo dirá". Lo extraño es que se haya producido un salto gramatical tan llamativo. En principio no me parece mal del todo hablar de "horas locales"; pero quede claro que la construcción originaria es del tipo "las doce, hora local".