18 de diciembre de 2007

CUADERNA VÍA


El texto pertenece a un examen de lengua y literatura de primero de bachillerato, donde el estudiante trata de responder a la pregunta «¿Qué es el Mester de Clerecía?». Salvado el escollo de Gonzalo de Berceo mediante el hábil recurso de las iniciales, un nuevo obstáculo se interpone en su camino al aprobado. ¿Cómo diablos se llamaban las estrofas aquellas compuestas por cuatro alejandrinos monorrimos? Lo tiene en la punta del bolígrafo, pero se resiste a salir. Al cabo de un rato se hace por fin presente: «Cuadros vitales». Eso es. Los clérigos escribían sus relatos en cuadros vitales. Qué nervios.

10 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Pues a mí me ha recordado mucho, pero que mucho, a la letra de un consejero del GV que, a mi pesar, he llegado a conocer.

kar dijo...

Nada, hombre, lo extraño es que todavía alguien intente aprender qué diablos era el Mester de Clerecía. El de Juglaría siempre moló mucho más, pero vamos, que no tanto como para que alguien trate de aprenderlo. Me ha encantado eso de Gonzalo B.

Bambo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
http://antesdelascenizas.blogspot.com dijo...

Lo que me sorprende es que el alumno luche por aparentar que sabe algo de literatura cuando es incapaz de expresarse con corrección gramatical. ¿Cómo ha llegado a bachillerato? ¿Qué ha estado haciendo antes? Pregunto.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Antesdelascenizas lo plantea como si el culpable de no saber de literatura ni de saber expresarse fuese culpa del alumno. La respuesta a cómo ha llegado al bachillerato la deben dar todos los maestros que se ha topado en el camino. Probablemente antes no ha hecho sino superar a trancas y barrancas los cursos.
Esto es un drama y el único inocente es él.
Luego la universidad se puso exquisita y plantó la selectividad. Nunca he participado en ese sistema de control, pero imparto clase en el último curso de una carrera universitaria y sigo sorprendiéndome de cómo es posible que algunos estudiantes hayan llegado tan lejos.
Me parece milagroso que una estudiante haya llegado a la convocatoria de septiembre de su último año de carrera escribiendo, por ejemplo, la contracción quel (de que y el), que como todo el mundo sabe, tiene una larguísima tradición en castellano. Y a mí que no me digan que es culpa de los móviles; la responsabilidad la tienen los cerca de 100 maestros y profesores que le han impartido docencia antes. ¿De verdad que esa estudiante nunca antes en la vida ha tenido que escribir que y el juntos en un texto? ¿Puede ser posible que ningún profesor le haya dicho que esa contracción no existe?
Claro, a los 22 años ya no se es inocente de la ignorancia propia y, si no se arregla, se puede llegar a ser culpable.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Lucía.

Que eso lo escriba un alumno de bachillerato (de 15 a 17 años), sea o no bueno que estudien a Gonzalo de Berceo (con la de cosas útiles para la vida que hubiera agradecido yo aprender), es una vergüenza.

Con esa letra escribía yo en 4º de EGB (bendita EGB, y mira que mi letra es fea).

Menuda basura de educación.

Borja Ventura

JMR dijo...

Mi intención al colocar la anotación y reproducir el texto era celebrar una divertida ocurrencia verbal, no ridiculizar al estudiante. No se ensañen con él, que bastante tiene con la nota que le va a caer.

Saludos a todos

Miss Julie dijo...

¡Por Dios! ¿Dónde estabas que no te conocía? Me encanta el blog y el tema, lástima que al encauzar mi trabajo por los derroteros del guionismo mercenario a veces me olvido que me licencié en Filología Hispánica, especialidad Literatura (no sé si en la Complu sigue existiendo la opción entre Literatura y Lingüística a partir de tercero, supongo que no) y que me sigue gustando más que nada en el mundo. Gracias, querido.

Por cierto he llegado a tí por el Guionista Hastiado. Te añado inmediatamente a mis favoritos en el blog. Felices Fiestas.

Magro Rumí dijo...

Jajajaj, y yo que creía que eso de las iniciales no lo sabíais... y me gusta eso de aguantar la emoción hasta el final: "Inventaron un tipo de texto que se llama... chan, chan, chan... ¡LOS CUADROS VITALES!

Muy divertido, un abrazo.

Anónimo dijo...

Miss Julie:

Se ve que tienes garra que ("que" causal sin coma antepuesta) me ha llegado muy dentro tu mensaje.

Me encanta( ) tu ortografía y tu puntuación,* lástima que te hayas olvidado ( ) escribir de acuerdo a las normas.

De todos modos, seguro que los guiones te salen bien. Conozco a algún que otro guionista y ninguno se salva de este terrible mal. Por eso, a "tííí" te doy todos mis ánimos para continuar escribiendo (si puede ser, fijándote un poqito más en la ortografía).

Saludos.
Carolina

* Estimados lectores: no se fíen de esa coma para la entonación en caso de que estén leyendo este comentario en voz alta; en su lugar, entonen como si hubiera o un punto o un punto y coma.

PD: Que sí, que igual me he pasado, y que además uno puede "olvidarse" algo sin "de", pero es que estas pasiones con título certificativo me certifican lo que comentaba otro profesor de universidad: ¡¡¡nos llegan las víctimas de nuestros compañeros blandengues!!! Eso, por no atribuirles incompetencia... Y, sea por un motivo o por el otro, a mí eso me quema.