26 de octubre de 2009

Una lengua de pobres y de gángsters

Hablar español es de pobres. Lo ha vuelto a decir Salvador Sostres, un conocido columnista catalán, que ya expresó esta opinión hace cuatro años en un artículo donde mostraba una lista de países hispanohablantes y de sus bajas renta per cápita. En cambio, Islandia, Noruega o Suecia, «donde se hablan lenguas minoritarias como la catalana», presentan unos indicadores económicos muy superiores. Un argumento aplastante. Ahora Sostres ve confirmada su teoría con nuevos datos de la realidad. En un reciente comentario de su blog trae el ejemplo de Brasil, «el único país en emergencia de aquella zona que no tiene la lengua española como propia» y que «va a organizar unos Juegos olímpicos después de haber derrotado a Madrid». Y, ya puesto, da otro paso adelante y afirma que el castellano no sólo es cosa de pobres, sino «de gángsters». La prueba: esa «insólita colección de dictadores y mafiosos como Castro, Chávez o Zelaya, que hablan todos español». ¿También eso es casualidad?, se pregunta el periodista convencido de tener toda la razón. Aunque admite que el español tiene «la mejor literatura del mundo», lo cierto es que «allá donde se habla español, las cosas no funcionan». Necesitamos personas como Sostres. La filología comparada, la sociología y el derecho penal deben estar agradecidas a estos talentos, los únicos capaces de desvelarnos las secretas conexiones entre idioma y miseria, entre las lenguas y el delito. Ya saben: si hablan español, aunque no se hayan dado cuenta llevan dentro un mendigo y a la vez un tipo con metralleta dispuesto a cualquier cosa. Cuidado con lo que dicen.

9 comentarios:

Jokerman dijo...

Ha leído el post de Salvador Sostres citado y he podido leer frases todavía más reveladoras que las que usted traduce: "Son la cueva eterna y lo saben. Son el váter de la historia. La independencia consiste en tirar de la cadena y marcharse". Aviados estamos. Un saludo.

Ленa dijo...

Creo que no se merece la importancia que le das, habría que hacer caso omiso.

Oteador dijo...

El plural de gánster es gánsteres.

JMR dijo...

Oteador tiene razón. El plural de gánster es gánsteres. Si he puesto gángsters (con g intermedia y el plural en -es) es por copiar literalmente el término tal como lo escribe Sostres. Bien es verdad que al traducirlo podría haberlo hecho de la otra forma. Pero entonces igual me acusaban de usar una lengua de gánsteres que cometen delitos de estafa lingüística...

Un saludo

Ander dijo...

Qué campeón, este Sostres, un artista del silogismo. Yo procuro hablar en euskera todo el tiempo que puedo, porque en cuanto me paso al castellano se me caen del bolsillo dos o tres euros y baja medio punto el interés de mi cuenta corriente.

Pedro A. dijo...

El enlace que se provee sale en formato de impresión: http://salvadorsostres.com/v2/imprimir.asp?id=8169

El siguiente es más fácil de leer: http://salvadorsostres.com/v2/index.asp?dia=20&mes=10&ano=2009

JMR dijo...

Gracias, Pedro A. Ya he cambiado el enlace y sí, queda mejor.

Un saludo

Samuel dijo...

Algunos de sus greatest hits (en palabras del propio autor) recopilados (no es su blog, pero es que aquí están juntos y me costaba enlazarlos): http://hemeroteca.areopago.es/index.php?PHPSESSID=ed0b703b25313f9fd2567fcf45027dca&topic=3810.msg102659#msg102659

Mado dijo...

Las dotes para el humor que se gasta este buen hombre brillarían en un espectáculo televisivo. Es una pena que tanto talento sea prácticamente desconocido fuera de Cataluña.