25 de mayo de 2007

Borrones epistolares


La morbosa satisfacción de pillar en pecado a un gigante. Se trata de una carta de Vargas Llosa cuyo destinatario, Arcadi Espada, reproduce en su bitácora –con intención nada aviesa: pretende dar fe de la concesión del Premio a la Tolerancia de este año al escritor peruano-.


Pero siempre tranquiliza comprobar que de vez en cuando hasta el buen Homero se duerme en sus laureles. O será que Vargas Llosa debería cambiar de secretario/a y contratar para ese puesto a alguien que sepa guardar las concordancias pronominales, emplear correctamente las comas, respetar el orden de los elementos en la frase y evitar equívocos como el de ser cinco veces abuelo de un mismo nieto.

4 comentarios:

á.matía dijo...

Estoy con que ha sido el secretario...

Lucía Martínez Odriozola dijo...

La ha firmado el escritor. ¿No lee lo que le pasan a la firma?

pelao dijo...

ja ja ja.....todos erramos, todos yerros forjados con la experiencia del error.

Darthcoli (colibri) dijo...

jajajajaja!!! Seguro que era el secretario.